domingo, abril 01, 2007

Mi deuda con Freire

Hace una semana Óscar Freire se hacia con su segunda Milán - San Remo. La acumulación de trabajo me impidió entonces hablar sobre la nueva hazaña del de Torrelavega. Alguno de los lectores del blog me pidió esa entrada y yo, al considerar que ya había pasado demasiado tiempo desde que Freire levantó los brazos en Vía Roma, la pospusé para cuando Óscar lograr un nuevo éxito, algo que no tardaría en llegar. Pues bien, ha pasado tan sólo una semana y el corredor de Rabobank vuelve a ser protagonista tras vencer por tercera vez en la Flecha Brabançona, semiclásica belga previa al Tour de Flandes.

El motivo de que Freire haya conseguido tripitir en esta prueba lo encontramos en su recorrido. A pesar de desarrollarse en terreno Flandrien, la Flecha Brabançona dista de otras pruebas vecinas como el propio Tour de Flandes o Harelbeke. Los muros de Brabante son bastante más suaves que Kwaremont, Kappelmuur o Bosberg, jueces de paz el próximo domingo. Con esto no quiero decir que la victoria de Freire tenga menos valor. Ni mucho menos. El cántabro ha combinado a la perfección las dos características que han hecho de él un corredor de talla mundial: su excepcional maestría a la hora de leer las carreras y su gran punta de velocidad. Siempre por ese orden.

Su equipo se ha volcado con él y ha servido en bandeja esta victoria, algo que no es nuevo. En las primeras temporadas de Óscar en Rabobank, eran muchas las voces que criticaban la labor de los naranjas en defensa de quien debiera ser su número uno. Sin embargo, a pesar de algunos fallos tácticos asumibles en cualquier formación, en los dos últimos años el trabajo de los holandeses en favor de Freire ha sido de notable alto. Échemos la vista atrás. La temporada pasada, en esta prueba, llegaban destacados a Alsemberg Juan Antonio Flecha, Óscar Freire, Nick Nuyens y Karsten Kroon. Flecha impidió que cualquiera de los saltos de los contrincantes con los que Rabobank contaba en la fuga tuvieran éxito y sirvió en bandeja el triunfo al cántabro. Esta temporada la resolución era más compleja si cabe para Freire. Nuyens y Kroon volvían a estar en el grupo de cabeza pero además también había que vigilar las ruedas de Kirchen, Leukemans y Gasparotto, ya dije tras A Través de Flandes que el italiano me transmitía unas sensaciones formidables. Por lo demás, en vez de con Flecha, Freire contaba con Michael Boogerd.

También habría que tener en cuenta que el trabajo de los Rabobank comenzó muchos kilómetros atras. El recuperado para la causa Koos Moerenhout y el aussie William Walker se encargaron de echar abajo una fuga peligrosa, que contaba con Luca Paolini, ya dentro del circuito final al que se dieron seis vueltas. Eso sí, para la galería queda la fuerza de Michael Boogerd enfrente del grupo de elegidos, dando caza en la última subida en Alsemberg el belga Bjorn Leukemans, quien pagó sus esfuerzos en este último repecho del día. En el sprint final, todos iban con la luz de la reserva encendida, incluido Freire, pero el de Rabobank se impuso sin problema alguno a Nick Nuyens y Kim Kirchen.

Falta una semana para Flandes y la gran incógnita está en saber si Freire podrá estar delante en una prueba con sesenta kilómetros más y, sobre todo, unos muros capaces por si solos de cambiar el día al más pintado. Flandes es otro mundo y en ese planeta Freire aún no ha demostrado poder luchar de tú a tú frente a los Boonen o Cancellara. Sin embargo, el cántabro es un fuori classe, un corredor capaz de lograr aquello que pocos creen posible. El sábado falló en el Kwaremont camino de Harelbeke pero en siete días podríamos ver la otra cara de la moneda, la misma que hoy en Flecha Brabançona. Los foros de ciclismo ya echan humo, las apuestas se centran en La Locomotora de Roubaix y Tom Maravilla pero casi todos, con corazón y cabeza a partes iguales, confìan en que Óscar Freire nos dé la victoria en terreno inhóspito para el ciclismo español. Por cierto, Ventoso no estará en La Panne, quizá la teoría de Sergio de no dejarse ver y buscar la sorpresa esté en la cabeza de Matxín.

13 comentarios:

Arturo dijo...

Muy bueno tu post Andres, enhorabuena.

Solo añadir que una de las diferencias mas importantes entre la Flecha y Harelbeke es la falta de adoquines, algo fundamental para la maltrecha espalda de Freire.

Un saludo y a ver que pasa en La Panne.

Sergio dijo...

Magnífico post, hoy también suelto mis teorías en mi blog. Yo me conformo con que se clasifique entre los diez primeros, en serio. En cuanto a lo de Ventoso, será eso, porque la etapa larga de la Panne le va a Ventoso como anillo al dedo.

Andrés F. Cánovas dijo...

Gracias a ambos por los comentarios. Lo de los adoquines es algo que había escuchado pero no quise incidir en ello porque el sábado no pude seguir en directo Harelbeke, así que al no estar seguro decidí no comentarlo. Gracias por la aportación Arturo.

En cuanto a conseguir un top ten, creo que no sería un mal resultado para Freire pero que Rabobank tratará de mejorar aún más este puesto. Flecha lleva dos años seguidos clasificándose decimosegundo y demostrando que lo suyo es más Roubaix. Quizá, con Freire por detrás, la estrategia a jugar sea mandar a Flecha por delante, al no ser claro que Boonen vuelva a romper la carrera a tropecientos de meta y veamos un espectáculo similar al del año pasado.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Qué bueno eres Zaugg. Gran post. Freire se merecía que le dedicaras unas palabras. ´

A mí, personalmente, la carrera no me gustó. Creo que fue la más sosa de los últimos años. Eso sí, nada comparable al aburrimiento que vemos fuera de Bélgica.

Sobre las opciones de Freire en Flandes, permiteme que dude muy mucho. Rabobank son tres buenos corredores que si juntasen la velocidad de Freire, la facilidad para los muros de Boogerd y el paso de adoquin de Flecha, serían el corredor perfecto para Flandes. Pero, por separado los tres lucharán por ser top ten como mucho.

Por cierto, jeje, como petición personal, vete preparando por favor un post sobre el recorrido de la Itzulia. Este año los organizadores han echado el resto. Toca zafarrancho de diario. Como llueva (ojala) se podrá ver ciclismo del bueno en España (y esto es, adía de hoy, un milagro)


Fonti

Andrés F. Cánovas dijo...

Muchas gracias Fonti. Tendré en cuenta lo de Itzulia. La verdad es que por poco espectáculo que se vea en terreno belga, siempre hay mucho de lo que hablar y con lo que pasar un buen rato.

Un saludo¡

Tafkac dijo...

Sentarse delante del ordenador conectado a cycling.tv en el domingo anterior a Flandes para ver un nuevo triunfo de Freire ya es casi una tradición. Además, ha dado muestras de tener un gran podería, se le veía muy fácil en las subidas, sobre todo en la decisiva en la que ha tensado Kirchen formando la selección posterior.

Flandes es demasiado pero por soñar no va a quedar. sea como sea se presenta una prueba apasionante. Mi favorito es Cancellara (aunque evidentemente no de manera tan clara a como lo será dentro de dos domingos).

Andrés F. Cánovas dijo...

Este año no ha sido en cycling.tv, sino en Teledeporte y con los comentarios de Carlos de Andrés. Hay que reconocer que, aunque las pruebas españolas no la tengan, la cobertura de pruebas belgas está creciendo en TVE. El año pasado incorporaron La Panne y este año Brabançona. Cuando hay que aplaudir también se hace.

Mi favorito?¿ No voy a ser original, ya que yo confío mucho en lo que haga Tom Boonen. Sin embargo, cuidado con Kirchen que tras un 2006 para olvidar vuelve a ser el de hace dos campañas. Un equipo que no teníamos en cuenta y que parece va a dar guerra es Liquigas: Petito, Quinziato, Pozzato, Paolini o Gasparotto no son favoritos pero juntos pueden poner en apuros a los Quick, CSC y demás.

Masten dijo...

El tapado del Tour de Flandes será Pozatto. Ojo a él. Freire si queda entre los 10 primeros será un milagro, a pesar de que a mí me gusta mucho. Boonen este año tendrá el "contratiempo" de Bettini, que lleva desde el año pasado diciendo que quiere ganar el Tour de Flandes. Aun asi, Tom es el mejor, a años luz del resto.

Un saludo

Nedvied :)

Andrés F. Cánovas dijo...

Pippo lleva un año un tanto irregular, con actuaciones sobresalientes como Het Volk y otras en las que ha pasado desapercibido como San Remo. Este año parece que llega bien de forma a Flandes y cuenta con la ventaja de que no tiene que trabajar para nadie.

¿Bettini? Seguro que lo intenta pero creo que tendrá que rendirse a la evidencia y terminar rindiéndose a la superioridad de Boonen en esta prueba. Además, la mayor parte del equipo - Hulsmans, Cretskens, Steegmans, Van Petegem, Rosseler y Van Impe- son de la corte del belga. Me da que Bettini se va a encontrar demasiado sólo y si quiere lograr algo lo tendrá que hacer por su cuenta.

Un saludo

Tafkac dijo...

Kirchen no es "adoquinero", Zaugg. Aunque eso esí, le veo en el mejor momento de su carrera, incluso por encima de cuando se llevó Polonia. Si aguanta con esta forma tres semana puede ser un rival importante para Schleck en las clásicas de asfalto.

Saludos.

Andrés F. Cánovas dijo...

No te falta razón Taf. Las grandes opciones de Kirchen están en Flecha Valona, Lieja y Amstel, al igual que las de su compatriota Franck Schleck, pero aún así me da a mí que Kim va a estar delante en Flandes. Es lo que tú dices, se le vé aún mejor que hace dos temporadas cuando ganó en Polonia.

Aún así los lídres de T-Mobile en Flandes serán Burghardt y Klier,más después de las fugas de Ivanov y Wessemann y de que a Hammond no se le haya visto muy fino esta temporada.

Un saludo Taf.

ALBAN dijo...

Creo que Ventoso hace mal en no estar hoy en la Panne, es demasiado arriesgado intentar hacer un buen papel en una clásica como el Tour de Flandes el primer día que pisas los adoquines tras un año corriendo en asfalto. De todas formas Matxin sabrá, seguro que alguna nos tiene preparada.

Respecto a lo de Freire, creo que el pavé le supera, se vio perfectamente el sábado, cuando Bettini y O'Grady le dejaron atrás. En la Brabançona vi a Oscar un tanto cansado, como luego él reconoció, lo que significa a su vez que la clásica del día anterior le pasó factura.

Rabobank tendrá dificil nombrar a un líder, aunque yo creo que esta vez debería ser Boogerd. Nos espera una buena en cinco días, y eso que los Ballan, Hoste y compañía no han hecho ruido en este 2007.

Andrés F. Cánovas dijo...

Cuidado con los tapados. Cada vez que veo el equipo de Liquigas más me gusta: Petito, Fischer, Trenti, Willems, Pozzato, Paolini, Kuschynski y Quinziato. ¡ Y falta Gasparotto que, a buen seguro, dejára a Trenti o Fischer fuera.

Un saludo Alban