lunes, febrero 26, 2007

Auf Fidersen Jan¡

El alemán Jan Ullrich ha anunciado su retirada del ciclismo profesional en una rueda de prensa ofrecida esta mañana. El alemán no ha desaprovechado la ocasión para cargar contra quienes le han criticado en su última parte como ciclista profesional. Ullrich ha tenido palabras para aquellos que le han dado la espalda en su última etapa. Especialmente duras han sido las declaraciones contra varios periodistas alemanes, a losque ha dedicado estas palabras: "Me alegro de ver aquí algunas caras conocidas. De otras que también conozco me alegro menos y veo que también hay ovejas negras entre nosotros que aquí apenas están toleradas" Pero si alguien ha sido especialmente blanco de sus críticas, éste ha sido Rudolf Scharping, Presidente de la Federación alemana de Ciclismo, al que ha acusado de darle palmaditas en la espalda cuando Ulle conseguía grandes victorias y de marcarlo posteriormente como algo muy negativo para el ciclismo alemán.

Ullrich disponía de diversas ofertas para continuar como ciclista profesional pero ninguna de un equipo Pro Tour. Acqua Sapone, Tinkoff, Relax y Volksbank se habían interesado en el pelirrojo de Rostock. Sin embargo, ninguno de estos equipos ofrecía a Ullrich la posibilidad de disputar el Tour de Francia, auténtica obsesión de Ulle a lo largo de su carrera. Acqua Sapone y Tinkoff daban la posibilidad a Jan de disputar el Giro de Italia, mientras que en Relax tenía la opción de acudir a la Vuelta. Insuficiente para un Jan que veía como mientras Basso fichaba por Discovery Channel, ningún equipo Pro Tour se interesaba por él. Su edad, y el miedo de la mayor parte de los conjuntos Pro Tour a contar con corredores implicacados en la Trama Puerto, han provocado que todos los aficionados al ciclismo perdamos de modo prematuro a uno de los genios de la última década. A partir de ahora, Ullrich pasa a formar parte del organigrama técnico del Volksbank austriaco, en donde, cómo él mismo ha dicho, su principal labor será aconsejar a los jóvenes valores del equipo.

Analizar la carrera de Jan Ullrich es descubrir un gran palmarés en el que, sin embargo, hay muchas menos victorias de las que indica su calidad. Si nos ceñimos a victorias en grandes pruebas, Ullrich "sólo" ha conseguido el Tour de 1997, la Vuelta a España de 1999, el oro olímpico en Sydney y los Mundiales contra el crono de 1999 y 2001. Dos han sido los motivos que han provocado que este palmarés, en cuanto a victorias, no sea todo lo excelso que se preveía allá por 1996, cuando un jovenzuelo pelirrojo a punto estuvo de arrebatar la victoria en el Tour a su entonces compañero Bjarne Riis. El primero ya lo he nombrado. Su excesivo celo en vencer en el Tour de Francia. Raramente habrá ocurrido en la historia del ciclismo, mucho menos en el moderno, que un corredor haya estado presente en ocho Tours y que su peor puesto sea un cuarto. La historia amor - odio entre la prueba francesa y Ullrich arrancó en el ya mencionado Tour de 1996. El danés Bjarne Riis desbancó a Miguel Induráin del primer puesto en la Grande Bouclé pero Ullrich consiguió un meritorio segundo puesto, después de haber trabajado toda la carrera para su compañero.

En 1997 llegó la primera, y única, victoria del alemán en París. Pantani y Virenque no pudieron con un invencible Jan Ullrich. Sin embargo, al año siguiente Marco Pantani voló en la montaña y ni uno de los Ullrich más combativos de la historia pudo con Il Pirata de Cesenático. Jan había perdido su corona pero nadie dudaba por aquel entonces de que el alemán volvería a estar en lo más alt0 del podio en pleno mes de julio. En 1999 una inoportuna caída impidió a Ullrich estar presente en el Tour de aquel año. Justamente aquella temporada comenzó el reinado de Armstrong y lo que son las cosas... todos decían que Lance había logrado el triunfo gracias a las bajas de Ullrich, Pantani o Jalabert. Ese año, Jan logró su triunfo en la Vuelta a España, la del estreno del Angliru y posteriormente aprovechó su gran estado de forma para conseguir su primer oro en el Mundial contra el crono. A la temporada siguiente, a Armstrong le tocaba demostrar que su victoria del año anterior no era fruto de la casualidad. La historia la conocemos todos. El texano se hizo con su segundo Tour y machacó a todos sus rivales, incluido un Ullrich que no pudo pasar, de nuevo, del segundo puesto. Al menos, a Ullrich le quedó el oro olímpico en Sydney, por delante de sus entonces compañeros Alexandre Vinokourov y Andreas Kloden. En 2001 se repitió la historia y el duo Armstrong - Ullrich repitieron lugar en el podio pero en 2002 llegó el segundo percance en la carrera de Jan. Fue operado de una de sus rodillas a finales de mayo, todo el mundo pensaba que llegaría a tiempo para el Tour... pero no fue así. En el equipo se sintieron muy defraudados con él y al acabar el año decidieron rescindir su contrato. Por primera vez en su carrera, Jan defendería un maillot distinto al de Telekom.


No se fue muy lejos en 2003, ya que fichó por el Coast, un proyecto en el que militaron, entre otros, Zulle o Escartín pero que acabó en bluff a mitad de mayo. El equipo se encontró sin patrocinador pero fue entonces cuando apareció Bianchi y, con la inestimable ayuda burocrática de la UCI, el conjunto alemán se presentó en el Tour de Francia con un Ullrich que llegaba despertando muchos interrogantes después de su 2002 en blanco. ¡Benditos interrogantes! Resultó ser uno de los Tour más emocionantes de los últimos años. Armstrong volvió a vencer, pero asistimos al duelo más reñido de entre todos los que alemán y americano dirimieron en julio. Ullrich llegó con muchas ganas de demostrar que no estaba acabado y el alemán estuvo muy cerca de haber logrado ahí su segundo Tour de Francia. Gracias a sus grandes prestaciones, Ullrich regresó en 2004 a T-Mobile, año en el que cuajó su peor Tour. El alemán fue de menos a más, tendencia común durante sus últimas temporadas, pero no pudo pasar del cuarto puesto. En 2005, en su última participación en Francia, Ullrich consiguió subirse hasta el tercer puesto final, acompañando en París a Armstrong e Ivan Basso. En 2006 llegó el Affaire Puerto y con él la carrera de Ullrich.

Por cierto, no he hablado del segundo problema de Ullrich, ése que, junto a su fijación por el Tour, le impidió lograr más victorias. Por supuesto hablo de su sobrepeso y de sus problemas para llegar en óptimas condiciones a las grandes pruebas.

Aún así, se va uno de los más grandes. El ciclismo pierde a una de sus últimas figuras. Ahora será el turno para los Basso, Valverde, Cunego, Rogers y compañía. En ellos estará el relevo generacional del alemán. No habría que olvidar, que con la retirada de Ullrich el ciclismo pierde al único vencedor del Tour en activo, ya que Landis está prácticamente retirado y Pereiro aún no puede contabilizar su victoria. En un deporte falto de ídolos, éstas no son buenas noticias.

6 comentarios:

benito dijo...

Hoy es un dia triste, Al menos para mi que creci viendo ganar a este gran campeon

Un saludo

Andrés F. Cánovas dijo...

Coincido contigo. Independientemente de Eufemiano, Ullrich es uno de los ciclistas que más nos ha hecho disfrutar en los últimos años. Yo no creo en su implicación más que en la del resto de figuras de este deporte.

Un saludo

Sergio dijo...

Felicidades por el post, y maravillosa la primera foto.

Andrés F. Cánovas dijo...

Muchas gracias por el comentario Sergio. Tu artículo es, sin duda, de lo mejor que he leído en el post - día de la retirada.

Un saludo

Javier Moñino dijo...

Personalmente, soy defensor de este tipo de ciclistas que, aún teniendo un palmarés envidiable y al alcance de muy pocos, se llevan las peores críticas de aquellos para los que hay que ganar cinco Tours seguidos para se alguien.

Jan Ullrich fue grande, muy grande y su palmarés lo demuestra...

PD. Andrés, enhorabuena por el artículo y por el blog... te visitaré en más ocasiones.

Andrés F. Cánovas dijo...

Muchas gracias por el comentario Moñino. A Ullrich se le han dado muchos palos en España pero el motivo principal ha sido que fue rival de los nuestros y eso , a determinado sector de la prensa, no le sentó nada bien.

Por cierto, enhorabuena por la manera en que estás llevando las retransmisiones en la Vuelta a Valencia. Te lo trabajas muy bien.

Un saludo.