viernes, febrero 23, 2007

Una nueva encrucijada

La situación del ciclismo profesional se asemeja cada vez más a una mala película norteamericana. Distintos personajes, trama semejante e idéntico final. Las continúas luchas entre los más altos estamentos no hacen más que agrandar las fricciones y generar un ambiente cada vez más enrarecido.

Desde el anuncio por parte de las Grandes Vueltas de que se desligaban de las normas del Pro Tour, y por tanto de la UCI, sólo era cuestión de tiempo conocer la respuesta del máximo organismo ciclista. La UCI ya avisó de que no permitiría la celebración de prueba alguna, si ésta no se regía por sus reglas, pero no lo hizo anunciando cuáles serían las medidas que interpondría para evitar que dichas pruebas arrancaran. Ahora, ya conocemos las cartas que se guardan bajo la manga los de Aigle. ¿Suficientes? Sinceramente, creo que no.

Desde Aigle se han negado a tramitar las licencias internacionales de las pruebas tránsfuga. Así las cosas, cada organizador debe de conseguir su licencia a través de su respectiva federación. Esto no supone problema alguno, ya que las tres federaciones a las que pertenecen todas las carreras - italiana, francesa y española- se han posicionado en contra de la UCI, por lo que la cooperación entre organizadores y federaciones es más que fluida. La única pega, es que los estamentos nacionales, sólo pueden tramitar licencias para pruebas de carácter nacional, traducido al castellano, pruebas amateur. ¿Qué quiere decir esto? Pues que si no llega un acuerdo, más que dudoso por ahora, entre GT y UCI, la única manera de que se dispute París Niza es bajo el paraguas de una licencia de prueba amateur.

La UCI no da su brazo a torcer y esta misma mañana ha enviado cartas a todos los equipos Pro Tour remitiéndoles a no participar en la Carrera del Sol, que comienza el próximo día 11 de marzo. La respuestas de los conjuntos aún no se ha producido pero en juego hay intereses de diverso tipo. Algunos equipos se alinean claramente al lado de la UCI pero si ese posicionamiento les cuesta perderse Tour, Giro y Vuelta, quizás tengan que pasar por el aro de los organizadores. Por contra, hay equipos que están más del lado de las pruebas, por lo que parece improbable que sigan la recomendación de los suizos.

Los equipos pretenden ir todos a una y, por este motivo, han acordado una reunión para la próxima semana de la que debe de imponerse una postura única. Por ahora, parece que la UCI tiene las de perder pero si finalmente se inicia París Niza sin Unibet y con el resto de conjuntos Pro Tour no es descartable que se tomen nuevas medidas.

Cada día que pasa, crece la posibilidad de una escisión total entre organizadores y UCI, que podría originar un nuevo orden ciclista. Por un lado, las carreras alineadas en contra del Pro Tour y por otro la UCI y sus pruebas protegidas: Alemania, Benelux, Polonia etc. La última palabra la tendrán los equipos, porque si las máximas figuras deciden competir en las pruebas de toda la vida, la UCI se quedará en una difícil situación de la que será muy díficil salir airoso. La palabra NBA se escucha cada vez más en los corrillos ciclistas. Quien sabe, quizás éste sea el futuro.

2 comentarios:

avenida dijo...

¿Cómo es eso de NBA?, es que no entiendo a qué te refieres...La verdad que pinta muy negro el futuro del ciclismo, porque entre la poca publicidad que se le da, esa poca suele ser o temas de dopaje o guerras internas.
Así no se puede ir a ningún lado.

Andrés F. Cánovas dijo...

Lo de la NBA es un símil que comienza a ser muy utilizado entre diversos grupos del mundo del ciclismo. Sería una alternativa al Pro Tour en la que los equipos se convertirían en auténticas franquicias. Para conseguir ese modelo, habría que implementar muchas técnicas de márketing y conseguir contratos con los patrocinadores mucho más largos. Saunier Duval sería un ejemplo,ya que el conjunto de Gianetti se rige por unas directivas muy próximas a lo que podría ser una franquicia.

Un saludo¡¡