lunes, abril 17, 2006

El deporte y Luxemburgo.

Luxemburgo es un país situado en pleno corazón de la Europa Occidental con apenas 2500 kilómetros cuadrados. Aún así su economía estable, con un alto nivel de ingresos y una baja tasa de desempleo, lo convierten en uno de los países con mayor densidad de población del mundo, ya que más de 450.000 personas viven en este pequeño ducado. Su riqueza es debida en gran parte a que Luxemburgo es uno de los centros comerciales y financieros más importantes de Europa junto a Bélgica y Holanda.

A pesar de el alto número de habitantes que viven en este país, Luxemburgo no se ha caracterizado nunca por ofrecer deportistas de alto nivel. Su selección de fútbol es una de las que menos coeficiente Uefa tiene y por tanto una de las "cenicientas" de cada fase de clasificación para un Mundial o Europeo. El mejor jugador de fútbol que proviene de este país en los últimos años es Manuel Cardoni, que llegó a jugar en el Bayer Leverkusen.

En la historia de todos los Juegos Olímpicos de verano, las delegaciones luxemburguesas sólo han conseguido dos preseas. Un oro en Helsinki 52 y una plata en Amberes en 1920.

Pero Luxemburgo ha tenido deportistas de primer nivel, aunque hay que saber buscar en qué deportes. En esquí encontramos a Marc Girardelli, nacionalizado pues es austriaco de nacimiento, que fue cuatro veces campeón del mundo.

El ciclismo ha sido sin duda la especialidad que mayores genios ha dado esta nación a lo largo de su historia. Desde Nicolas Frantz, Johnny Schleck o Charly Gaul, hasta los Kim Kirchen, Franck Schleck, su hermano Andy o en menor medida Benoit Joachim o Christian Poos.

Sin duda los dos mejores ciclistas, y quizá deportistas, en la historia de Luxemburgo han sido Nicolas Frantz y Charly Gaul. Frantz venció el Tour de Francia en dos años seguidos; 1927 y 1928. Además venció en nada menos que 20 etapas de la ronda francesa. Tras retirarse, Frantz fue director deportivo y dirigió a Charly Gaul, la gran figura del ciclismo luxemburgués que venció en el tour del 58 y los Giros de 1956 y 1959. Gaul ha sido uno de los mejores escaladores de la historia del ciclismo, y sus hazañas en las montañas de Tour y Giro son aun recordadas y narradas por los estudiosos del pedal. Inolvidable es su victoria en el Mont Ventoux en el Tour de 1958.

Ahora parece que los luxemburgueses vuelven a contar con una estirpe de ciclistas de calidad. Kim Kirchen venció el año pasado en la Vuelta a Polonia y dio muestras de su clase en un extraordinario final de temporada. Es un corredor rápido que pasa con soltura la montaña cuando está en forma. Este año ha fichado por T-Mobile, lo que limita sus actuaciones personales. Franck Schleck ha comenzado esta temporada siendo el hombre más fuerte de CSC. Ayer consiguió su primer gran triunfo, ganando a lo campeón en la Amstel Gold Race, tras dejar a todos sus compañeros en la penúltima cota antes de la llegada tras el durísimo Cauberg. Su hermano Andy es cuatro años menor, pero ya apunta maneras. El director francés Cyrille Guimard dice de él que es el futuro en el Tour de Francia. Así pues habrá que estar atento a la progresión de estos corredores.

1 comentario:

Raniandraja dijo...

como es la comida luxemburguesa?